Neuronas en nuestro cuerpo

Es tan fascinante cómo funciona el cuerpo humano, así como su complejidad y los misterios que aun esconde para la ciencia, que por esta razón que hablaremos de un tema que ha causado revuelo en el campo de la medicina moderna. Como es saber que las neuronas no solo llegan a encontrarse únicamente en el cerebro sino que también están distribuidas por todo nuestro cuerpo.

Pero esta concepción de creer que las neuronas solo están en el cerebro es responsabilidad del español Santiago Ramón y Cajal. El cual es considerado como el padre de la neurociencia actual gracias a los esquemas detallados que mostraba sobre el funcionamiento del Sistema Nervioso Central. Tanto así que ganó el Premio Nobel de Medicina en el año 1906.

El poderoso Sistema Nervioso

El sistema nervioso es tan valioso que es mucho más potente que el mismísimo Internet y está ramificado a lo largo de todo el cuerpo. Cada grupo de neuronas cumple con un trabajo específico en cada área del organismo, por lo que tienen que dividirse en tres funciones básicas como son; Función Sensitiva, Función Integradora y Función Motora.

Función Sensitiva

La función sensitiva o sensorial es la que está encargada de percibir por medio de unos receptores los cambios de frío, calor y presión que sentimos en el cuerpo.

Función Integradora

La función integradora es la que analiza toda la información que proviene de distintas partes del sistema nervioso para luego generar una respuesta rápida. Ejemplo de ello es cuando sentimos una picada en el brazo y nuestra reacción inmediata es rascarnos.

Función Motora

La función motora trabaja conjuntamente con la función integradora y es la que da la respuesta a los músculos, para que estos a su vez ejecuten movimientos. Pero también posee otro papel adicional el cual es ordenarles a la glándulas que actúen de cierta manera.

No obstante para llevar a cabo dichas funciones el Sistema Nervioso cuenta con un grupo de neuronas que para sorpresa nuestra no están en el cerebro. Sino que están dispersas en los órganos, venas, huesos y hasta en la misma sangre.

Sistema Periférico

Para entender con mayor claridad la función de las queridas e importantes neuronas, el Sistema Nervioso lo llegamos a dividir en dos ejes. El primero es el Sistema Nervioso Central que ya todos conocemos y el segundo el Sistema Nervioso Periférico. El Central está conformado por más de 86 mil millones de neuronas que están ubicadas tanto en el Cerebro como en la Médula Espinal.

Mientras que el Sistema Nervioso Periférico cuenta con un gran cúmulo de neuronas cuyo núcleo principal está ubicado en el ganglio del Sistema Digestivo. Si no estuvieran allí algo tan básico como procesar los alimentos no pudiera hacerse.

Las neuronas que están trabajando en el estómago logran que el Sistema Digestivo pueda contraer y relajar cada músculo del estómago. A fin de generar esa secreción que permite dividir los alimentos y extraer de ellos los nutrientes que el organismo necesita para funcionar correctamente.

El Sistema Periférico además está conformado por “Nervios”, los cuales sirven como especie de autopistas de información que viajan por todo el cuerpo.

Interconexión

Gracias al Sistema Nervioso nuestro cuerpo está interconectado, lo que significa que ningún órgano funciona de manera paralela o independiente. El cerebro en este caso actúa como un gran procesador que ordena la información y la distribuye a la Médula Espinal y al Sistema Nervioso Periférico.

Si tus nervios funcionan bien pero tus neuronas sensoriales no responden simplemente no sentirás dolor. Con eso demostramos que cada parte del organismo obligatoriamente debe trabajar unido, nunca por separado, por eso es que llamamos al Sistema Nervioso un sistema interconectado.

El acto reflejo

Es una función muy específica de la Médula Espinal, que hace que tengamos una respuesta rápida ante una amenaza, puede entenderse como una especie de “alarma”. Este acto reflejo no viaja hasta el cerebro, llega a ejecutarse desde la Médula Espinal de forma inmediata, porque si fuera el caso contrario tardaríamos más tiempo en reaccionar ante un peligro o al mismo dolor.

Pero el cerebro igual registra esa información, la almacena y la próxima vez que llegue a repetirse el acto estaremos más atentos.

Las neuronas sencillamente son algo único en el cuerpo, no son simples células, son la base de nuestros comportamientos. Gracias a ellas podemos memorizar, hablar, comer y hasta tener la capacidad de poder enamorarnos. Una sola neurona tiene la capacidad de procesar más de 200 mil millones de bits de información en tan solo segundos.

Todos los días el organismo crea nuevas neuronas pero son más las que llegan a destruirse motivado a mucho factores. Como por ejemplo el alcohol, el estrés, la depresión y la mala alimentación. Así que si quieres tener una retentiva prodigiosa y reflejos rápidos, cuida de tu salud para que estas neuronas y tu sistema nervioso cumplan su función como es debido.