Evita ataques de asma con tus bufandas

El invierno es la estación más fría del año y por ende es perfecta para contraer numerosas enfermedades respiratorias. Pero la enfermedad más común que puede desarrollarse producto de las bajas temperaturas es el asma. El asma es una enfermedad de tipo crónica donde las vías respiratorias son muy estrechas para que entre el aire fácilmente.

Entre sus síntomas más resaltantes está la característica sibilancia al respirar, es decir, se percibe una especie de silbido cada vez que la persona inhala y exhala. También denota la sensación de presión en el pecho y la dificultad para respirar acompañada de tos. Dicha enfermedad puede volverse peligrosa sino es tratada apropiadamente por un médico especialista.

Una prenda de ropa como ayuda

En Europa las heladas de invierno son muy fuertes por lo que es preciso abrigarse correctamente de pies a cabeza y más si eres una persona asmática. En el Reino Unido ante la llegada del invierno la Organización Asthma UK, ha propuesto realizar una campaña de concientización donde apunta al uso de bufandas.

El lema que está utilizando en la campaña es “Una bufanda puede salvar una vida”, ya que este accesorio tan sencillo, solo con colocárselo cubriendo boca y nariz evitaría ataques de asma. Gracias a la bufanda la persona asmática no tiene que respirar el aire frío del ambiente, ya que la prenda ayudará a calentarlo.

Si no lo sabes, un ataque de asma comienza con una tos constante, empieza a faltar el aliento y existe dificultad para respirar como si la persona estuviera ahogándose. Si esa persona no llega aplicársele el tratamiento a tiempo, el asma puede convertirse en letal. Solo en el Reino Unido fallecieron en el 2016 más de 1.410 personas producto del asma. Así que algo tan sencillo como colocarse una bufanda en la boca evitaría que esta enfermedad perjudique a una familia en invierno.

Los tipos de asma

Uno de los problemas más preocupantes de esta patología médica, es que la mayoría de las personas no saben a ciencia cierta cuál tipo de asma es la que padecen. Por lo que aprovechamos la oportunidad para señalar los tipos de asma que existen.

Asma de tipo alérgico

Este cuadro clínico puede presentarse en la persona, si la misma ha estado expuesta por mucho tiempo a diferentes tipos de alérgenos. Como por ejemplo el moho producto de la humedad en espacios cerrados, los ácaros del polvo y la caspa de las mascotas.

Asma de tipo ocupacional

Llega a identificarse como una inflamación o irritación de las vías respiratorias producto de algunas sustancias que pueden hallarse en el trabajo.

Asma producida por medicamentos

Es una simple intoxicación o reacción alérgica a algún compuesto de un medicamento.

Asma de noche

Llamada también asma nocturna, mientras que la persona duerme, el aire que respira llega a reducirse en un 15% produciendo problemas para respirar.

Asma producida por ejercicio

Le pasa al 20% de la población cuando hacen actividades físicas y llegan a hiperventilarse por una incorrecta respiración.

Tratamientos

Debemos entender que el asma no tiene cura, pero si puede tratarse, por lo que es importante aprender a cómo mantenerla bajo control. Lo primero que debe hacerse es prevenir los síntomas más crónicos como la falta de aire y la tos, para eso lo mejor es que la persona tenga un inhalador siempre a la mano, así crea que no lo necesita.

Los segundo que hay tomar en cuenta, es tratar de no utilizar mucho los medicamentos de alivio rápido. Ya que los mismos no otorgan beneficios a largo plazo, porque vuelve a la persona asmática muy dependiente al medicamento y además no ayudan a que los pulmones puedan fortalecerse más.

Lo tercero y último que debes seguir para hacer del asma una enfermedad más llevadera, es tratar de hacer más actividad física. Porque no solo ayuda a tener una vida más saludable, sino que aumenta la capacidad respiratoria del individuo. Convirtiendo al asmático en un ser más resistente ante cualquier tipo de enfermedad.

Un caso para tomar conciencia

Los Jennings son una familia londinense que cada vez que existen heladas, hacen lo imposible para evitar que su hijo Ethan de 4 años padezca de ataques de asma. Ethan padece esta enfermedad desde los 11 meses de nacido, y su padre Trevor señala que cuando cumplió el año casi lo pierden. Es mismo año tuvieron que hospitalizar a su hijo unas 17 veces para que el equipo médica, le administrarán los tratamientos farmacológicos correspondientes.

Esto nos hace pensar que las personas asmáticas lo pasan muy mal cuando el ambiente llega a tornarse con temperaturas bajas. Si tienes un familiar con este padecimiento asegúrate que tome las medidas necesarias como el abrigarse bien, tratar de no salir en las noches ya que las temperaturas son aún más bajas que en el día y que siempre cargue su tratamiento a la mano en caso de emergencia.