ONU suspende el envío de ayuda humanitaria a Siria

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), comunicó este martes que cada una de las actividades de envío humanitario a Siria, quedaron suspendidas, a causa del ataque a un convoy de la ONU que se perpetró este lunes pasado en la zona de Alepo.

“Por los momentos no poseemos una visión global de lo que sucedió, pero se ha tomado la decisión de que todas las operaciones humanitarias de convoyes sobre el terreno sirio se suspendan por ahora”, dijo en rueda de prensa el vocero de la OCHA, Jens Laerke.

Los beligerantes estaban informados

El portavoz también reveló que Stephen O’Brien, jefe humanitario de la ONU, cuestionó la arremetida y se mostró “espantado” por lo acontecido en Alepo. Por su parte, O’Brien, recalcó que este ataque puede constituir un crimen de guerra.

Laerke afirmó que el convoy estaba autorizado por los organismos competentes para ingresar al territorio y distribuir la asistencia humanitaria. Además, añadió que las partes combativas fueron  notificadas de su trayectoria, y que estaba visiblemente marcado como humanitario.

Respecto a esta irregularidad, O’Brien dijo que no existe ninguna razón o racionalidad, ninguna explicación o excusa, que explique este bombardeo contra los trabajadores humanitarios, que pretenden auxiliar a aquellos ciudadanos que ameritan una ayuda de manera desesperada.

Ayuda para más de 160 mil personas

El convoy humanitario de la ONU que fue bombardeado, estaba cargado con recursos para ayudar a más de 160 mil personas. Los envíos incluían agua potable, harina, filtros de agua, medicamentos y alimentos para los habitantes de las localidades de Talbiseh (Homs) y Orem (Alepo).

Alrededor de 18 y 31 camiones fueron atacados en la región de Auram al-Kubra, en el oeste de la provincia septentrional siria de Alepo.

Al menos 12 muertos

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) y una organización no gubernamental que supervisa el conflicto sitio, al menos 12 personas fallecieron en el ataque, donde la mayoría eran conductores de camiones y un empleado de la Media Luna Roja Siria.

Por otra lado, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se mostró molesto con lo acontecido, indicando que “nuestra indignación frente este bombardeo es grande”, y que la caravana era producto de un extenso proceso de autorización y de los preparativos para auxiliar a los civiles aislados.

“Esto es muy preocupante. Vemos una reanudación de la violencia, una intensificación de los combates en muchos puntos”, comentó el director para Oriente Próximo y el Norte de África del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Robert Mardini, en declaraciones efectuadas en Ginebra.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *